Ampliamos la exposición de Laura Fernández Balza hasta el puente del Pilar. Una exposición donde Senegal y Cantabria se dan la mano a través de la pintura de Laura, que ha sabido empaparse del colorido y movimiento del continente africano.

 

¿Quién eres, dónde y cuándo ninguna de las etiquetas que definen tu identidad, lo que consideras ser, tienen sentido? En Senegal he sido, durante una primera fase, una “toubab”, una extranjera. Pero poco a poco, con el tiempo, la gente de mí alrededor me ha llenado de significados. Tras años de participar y compartir, creo que también soy algo similar a un amigo, a un vecino, a una persona capaz. Con el paso del tiempo y la relación, se han tejido redes y se han vuelto a situar los “yo” y los “tú” dando lugar a un inesperado “nos”. Como aquí y ahora se espera, ocasionalmente participo en ceremonias, me defiendo en la cocina, salgo a bailar en medio del círculo o invito a las vecinas a tomar el té. ¿Quién soy yo? Soy la persona de siempre a la que se le ha sumado una “versión” senegalesa, que la enriquece y mejora. Esto es para mí “integración”. Hay un proverbio africano que dice que el agua del río se tiñe del color de la tierra por la que pasa y, así como lo hace el rio, las personas también nos nutrimos de experiencias por allí donde pasamos. Viajando por la vida nos teñimos de colores de diferentes tierras, haciéndonos personas únicas.

Mar Barbany Arimany