Observando las zonas de erradicación de baccharis

Los auditores de la Comisión Europea visitan la Marisma Joyel para evaluar las acciones desarrolladas en el ámbito del CONVIVE LIFE.

Los técnicos de la consultora contratada por la Comisión Europea para seguimiento y auditoria de los proyectos LIFE, realizaron una última visita a la Marisma Joyel antes del cierre del proyecto CONVIVE LIFE, liderado por el Instituto de Hidráulica de Cantabria y del que es socio el Ayuntamiento de Arnuero.

El proyecto en su conjunto tenía como objetivo la mejora de la conservación ambiental y la integración de las actividades humanas en tres estuarios del litoral cántabro, Tina Menor, Ría Capitán y Joyel. En cada uno de estos espacios concurrían circunstancias diferentes en los que la actividad socio-económica incidía en las mejores condiciones para la conservación de espacios naturales protegidos. En la Marisma Joyel el Ayuntamiento de Arnuero era el encargado de coordinar y llevar a cabo una serie de acciones que tenían por objetivo mejorar el estado de conservación del estuario. Por una parte se han realizado acciones de formación y cualificación de personal y de sensibilización ciudadana, mientras que simultáneamente se han emprendido acciones física sobre el terreno con el objetivo de controlar la proliferación de macroalgas en el estanque del Molino de Santa Olaja, construir una compuerta que permita controlar la hidrodinámica y el nivel de agua para mantener el hábitat más adecuado para las aves migratorias y la erradicación de especies invasoras como la chilca y el plumero.

Durante la visita los técnicos auditores han mostrado su satisfacción con el trabajo desarrollado, constatando una notable mejoría ambiental en el estuario, a pesar de las dificultades transmitidas por los gestores municipales, ya que tras tres años de implementación de medidas y seguimiento se ha podido constatar que el control de estos aspectos ambientales requerirá un trabajo continuado por parte de las administraciones competentes, ya que no ha sido posible la erradicación completa de las algas oportunistas, y  observarse que la invasoras baccharis y cortaderia tienen una gran capacidad reproductiva y si no se mantiene un alto grado de vigilancia es posible que en pocos años se revierta la mejora ambiental alcanzada.

Esta visita, al margen del control documental, pone fin al proyecto CONVIVE LIFE que se cierra formalmente el próximo 20 de octubre tras cuatro años de gestión compartida entre un nutrido grupo de socios. Uno de los valores más destacados del CONVIVE LIFE, ha consistido en la capacidad de coordinar una acción que integraba tanto a instituciones de investigación como el IHC, administraciones regional y municipal y a representantes de organizaciones conservacionistas y empresas privadas cuya actividad está vinculada a los estuarios.

Estado de la laguna del Molino de Santa Olaja durante la visita